Reconocimiento médico de empresa: ¿qué miran?

/ / Reconocimiento médico de empresa: ¿qué miran?
Qué miran en un reconocimiento médico

Pongámonos en situación. Presentaste tu candidatura en una oferta de trabajo que te interesaba. Te llamaron, te entrevistaron y finalmente te contrataron. Magnífico. Y ahora, ¿qué es lo primero que te toca hacer antes de incorporarte a tu nuevo puesto de trabajo?

Exacto: superar un reconocimiento médico.

Ahora bien, ¿qué miran en un reconocimiento médico de empresa? ¿Tienes que someterte a esta prueba obligatoriamente? ¿Dónde están los límites de la información que pueden obtener de ti? Sigue leyendo y descubre las respuestas a esas y otras preguntas.

¿Un reconocimiento médico es obligatorio?

Empezamos por lo básico. La respuesta a esa cuestión sería que, con carácter general, no, no es obligatorio. Curiosamente, el reconocimiento médico con fines laborales, más que una obligación, es un derecho del trabajador.

En realidad, la respuesta correcta a la pregunta tiene algunos matices importantes. Si bien en la inmensa mayoría de puestos de trabajo se trata de un procedimiento voluntario, hay otros puestos en los que sí es imprescindible. Por expresarlo gráficamente, no es lo mismo trabajar en una pacífica oficina que pilotar un avión con 250 personas a bordo.

A grandes rasgos, podemos afirmar que el reconocimiento médico será obligatorio si el trabajador, realizando su actividad profesional, puede estar poniendo en riesgo su integridad física o la de otros. Por este motivo, todas las empresas están obligadas a ofrecerlo a sus empleados, incluso cuando no sea imprescindible, por lo que en realidad es un derecho de éstos.

El detalle de todo esto se encuentra en el artículo 22 de la Ley 31/1995 del 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales, por si te apetece consultarlo.

Reconocimiento médico: ¿qué te hacen?

En la mayoría de los casos, el reconocimiento médico consiste en una serie de preguntas generales sobre salud y una exploración física bastante superficial. Aparte de esto, se suele revisar la vista, la capacidad auditiva, y se suelen realizar análisis de sangre y orina. Obviamente, todo esto puede variar en determinados puestos de trabajo con riesgos específicos.

Un reconocimiento médico debe ser proporcional al riesgo y las necesidades físicas del puesto al que se opta. De este modo, no debe entrar en ningún caso en materias médicas más íntimas o privadas que no tengan relación con el desempeño profesional que se vaya a realizar.

Hay que recordar que los resultados del reconocimiento médico (con todos sus detalles) siempre se entregan al trabajador, nunca a la empresa contratante. A ésta sólo se le informa de si el trabajador es apto o no para el puesto, sin más explicaciones. El informe de salud del trabajador está protegido por la Ley de Protección de Datos, y es inviolable.

Últimamente, este tipo de tests y controles son cada vez más habituales. Y tiene cierta lógica, pues hay ciertos trabajos para los cuales estar bajo los efectos de las drogas puede poner en serio peligro al propio trabajador o a terceros. Eso por no hablar de un factor de productividad claramente alterado, que puede suponer un perjuicio económico para la empresa.

Por todos esos motivos, una empresa puede perfectamente solicitar un test de drogas en cualquier momento a sus trabajadores. Eso sí (y aquí viene el matiz importante), este tipo de pruebas sólo se pueden realizar con el consentimiento expreso del trabajador.

¿En un reconocimiento médico sale si fumas porros?

En un test de drogas puede obtenerse mucha información sobre el consumo de estupefacientes del individuo, desde el tipo de sustancias a la cantidad aproximada. Hay que tener en cuenta que, además, estas pruebas tienen una gran sensibilidad, y el consumo de un porro de hachís hoy puede dar positivo dos semanas después.

Por lo tanto, sí, en un reconocimiento médico se puede saber si fumas porros. Ahora bien, hay que indicar que esta no es una prueba que se incluya en los reconocimientos generales. Además, en cualquier caso, estos tests de drogas sólo se pueden realizar con autorización previa del trabajador.

¿En un reconocimiento médico sale si estás embarazada?

Otra cuestión que suele preocupar a las mujeres trabajadoras es si el reconocimiento médico revelará un hipotético embarazo. Como regla general, podemos decir que este tipo de pruebas están totalmente prohibidas en los reconocimientos médicos. Aunque, de nuevo, hay matices.

Un embarazo pertenece a la esfera íntima y personal de las mujeres. Así pues, de igual modo que es ilegal preguntarlo en una entrevista laboral (y a pesar de todo, ocurre…), también lo es averiguarlo a través de un análisis, salvo que tu convenio indique lo contrario.

A pesar de todo, puede haber excepciones a la regla, pues hay determinados trabajos que podrían ser perjudiciales para el feto o para la madre. Aquí entrarían empleos de alta carga física, peligros de tipo químico u otros similares, por lo que nada es blanco o negro. En esos casos, un reconocimiento médico sí podría incluir un test de embarazo y sería perfectamente legal.

Consecuencias de renunciar a un reconocimiento médico

Por último, una vez que ya hemos repasado todo lo que miran en un reconocimiento médico, cabe preguntarse qué pasa si queremos renunciar a pasar por ello.

Como decíamos antes, en función del tipo de puesto de trabajo al que se opte, es posible que estemos obligados a someternos a un reconocimiento médico. En tal caso, si renunciamos a hacérnoslo, nos exponemos a sanciones de tipo económico (que están reguladas por la ley), y en última instancia, a un despido.

Por otra parte, si nuestro trabajo no requiere de un reconocimiento médico obligatorio, podemos renunciar tranquilamente a realizar ese trámite. Simplemente tendremos que firmar un documento declarando nuestra negativa a pasar las pruebas y no podrá haber sanciones de ninguna clase.

Eso sí, al renunciar a este derecho, debemos declarar también que no existe ningún tipo de impedimento de salud conocido que nos impida ser aptos para el trabajo.

Si estuviéramos ocultando algún tipo de dato en ese sentido y se descubriera (mediante una baja laboral, por ejemplo), podríamos acabar obteniendo sanciones por responsabilidad civil. Y, por supuesto, en determinados casos eso podría ser motivo suficiente para que nuestro contrato de trabajo se declarase nulo.