¿Merece la pena afiliarse a un sindicato?

En estos tiempos inciertos que vivimos, la inestabilidad laboral es un ingrediente muy habitual. Ante este escenario, hay quien se pregunta si merece la pena afiliarse a un sindicato y si esto le reportará beneficios para defender su puesto de trabajo. 

En caso de decidirse a formar parte de uno, la siguiente gran cuestión es cuál es el mejor sindicato para trabajadores. En España hay varios de ellos, pero los dos grandes bloques son la Unión General de Trabajadores (UGT) y Comisiones Obreras (CC.OO). ¿Cuál elegir? A continuación te damos las claves para que tomes tus decisiones.

¿Vale la pena afiliarse a un sindicato?

Si estás pensando en afiliarte a un sindicato, primero tendrás que analizar para qué lo quieres. Es imposible decirte si merece la pena afiliarse a un sindicato o no en términos absolutos.

Esa es una cuestión que debes valorar en función de tus necesidades, de tu situación personal, laboral, e incluso de tus ideas políticas y económicas. Hay quien no está de acuerdo con la función actual de los sindicatos en la economía ni con su funcionamiento interno o su financiación.

Ventajas y desventajas de afiliarse a un sindicato

De cara a este artículo vamos a suponer que sí, que estás conforme con el papel de los sindicatos de hoy en día y que tienes la intención de unirte a uno. Para ello, lo primero que debes conocer son los aspectos positivos y negativos de formar parte de un sindicato en España.

Ventajas de unirse a un sindicato

Probablemente, el aspecto más positivo de unirse a un sindicato de trabajadores sea que tienes el respaldo de una gran organización para defender tus derechos laborales.

Un sindicato se encarga de representar a sus afiliados ante cualquier conflicto que éstos tengan en sus respectivas empresas. Y, por supuesto, la negociación colectiva siempre tiene mucha más fuerza que la individual. Además, un sindicato se encarga de vigilar atentamente el estricto cumplimiento de los convenios de trabajo: vacaciones, días libres, descansos, salarios, horas extra y un largo etcétera.

Por otro lado, un afiliado a un sindicato suele tener a su disposición servicios adicionales sin coste, como orientación laboral y defensa jurídica en caso de conflicto con el empleador. De hecho, no poca gente se afilia a un sindicato sólo por disponer de estos servicios si prevén una disputa con su empresa que acabe en los tribunales.

Por último, también es habitual que existan en los sindicatos diversos cursos de formación continua y numerosas charlas informativas sobre diversos temas de interés.

Desventajas de unirse a un sindicato

En cuanto a las desventajas de pertenecer a un sindicato, siempre que estés de acuerdo con éstos, no son muchas. Podríamos mencionar que una de ellas sería la cuota sindical. Vamos, que afiliarte a un sindicato no es gratis, pero, eso sí, el importe que pagues te lo podrás desgravar en la declaración de la renta.

Por otro lado, hay que apuntar que los sindicatos no siempre van a actuar como a ti te gustaría. A veces la mayoría decide tomar ciertas acciones con las que tú podrías no estar de acuerdo (por ejemplo, una huelga indefinida) y tendrás que tragar con ello.

Tu voz individual dentro del sindicato es muy reducida y podrías verte obligado a aceptar decisiones que quizás no compartas. Además, algunas de sus acciones pueden perjudicar a la propia empresa y a su viabilidad, lo que, a largo plazo, podría poner en peligro tu puesto de trabajo.

¿Cuál es el mejor sindicato para trabajadores?

Hay quien se pregunta cuál es el mejor sindicato de España, pero esta es una pregunta muy difícil de responder. En cada provincia e incluso en cada sector hay sindicatos con más fuerza que otros, con más o menos representación, más o menos medios…

¿Cuál es el mejor sindicato para trabajadores en 2022?

Lo que a ti te interesa, desde luego, es contar con uno que tenga el mayor registro histórico de éxitos en la defensa de los derechos de los trabajadores. A menudo eso está relacionado con su número de afiliados dentro de cada empresa, sector o provincia. Cuantos más afiliados, más fuerza para negociar, porque esto al final va de capacidad de negociación.

Para saber si merece la pena afiliarse a un sindicato, lo mejor que puedes hacer es explorar las opciones que tengas a tu alcance. Averigua cuál es el sindicato predominante en tu empresa, que será uno de los factores más importantes de todos, ya que tendrán más experiencia en tratar con tus jefes.

¿Cuánto cuesta afiliarse a UGT?

El precio de afiliarse al sindicato UGT es de 13 € mensuales. Esto da derecho a todos sus servicios de defensa, asesoramiento, formación y representación, entre otros. Gracias a esto sabrás, por ejemplo, qué hacer si te despiden, saber cuál es tu convenio colectivo y cuáles son tus derechos laborales.

Existen cuotas más reducidas para los que ganen hasta 1,5 veces el salario mínimo interprofesional (1.447,50 € al mes), y también para parados, jóvenes y jubilados.

(nota: precios de 2021)

¿Cuánto cuesta afiliarse a CC.OO.?

El precio de afiliarse a Comisiones Obreras es de 14 € al mes. Al igual que sucede en UGT, existen descuentos y cuotas reducidas para trabajadores con nóminas bajas, parados y otros colectivos. Eso sí, hay que decir que éstas son un poco superiores a las de UGT.

Por supuesto, su cuota sindical también da derecho a todos sus amplios servicios integrales de defensa del trabajador, muy similares a los de UGT.

(nota: precios de 2021)

¿Qué sindicato es mejor: UGT o CC.OO.?

Es imposible afirmar cuál de estos dos es el mejor sindicato en términos globales. Lo que debes buscar es cuál es el mejor sindicato para ti y para tu puesto de trabajo concreto. Como indicábamos antes, a menudo la mejor elección es la que más abunda en tu entorno, ya que por algo será.

Aún así, no olvides que hay otros sindicatos aparte de UGT y CC.OO. Tienes la CGT, la USO, la CSIF y algunos otros más especializados. Busca el que más te interese.

¿Es obligatorio afiliarse a un sindicato?

Nunca. Afiliarse a un sindicato es un derecho de todos los trabajadores, pero no puede ser jamás una obligación. La existencia de los sindicatos es una conquista social, pero cada cual es libre de verse representado o no por ellos.

Conclusiones

Esperamos que ahora tengas más claro si merece la pena afiliarse a un sindicato. Si has decidido dar el paso, pregunta en tu entorno laboral cuál es el más extendido. Si tienes dudas entre dos o más, compara sus servicios concretos para ver cuál es el que más te interesa.