Trabajo de teleoperadora desde casa

Trabajo de teleoperador desde casa

Si estás buscando un empleo para realizar desde la comodidad de tu hogar, trabajar como teleoperador o teleoperadora desde casa es una opción que quizás te interese.

Un teleoperador es un profesional que atiende las llamadas que recibe una determinada empresa, realizando las gestiones oportunas derivadas de éstas. Sin duda, este puesto tiene distintas variantes con diferentes funciones, pero ¿está hecho para ti el trabajo de teleoperadora desde casa? Si quieres saberlo todo sobre esta ocupación, sigue leyendo.

Teleoperador/a desde casa

En un mundo cada vez más digitalizado, el trato con personas en vivo es cada vez menos frecuente. En cambio, lo que está en auge es la atención telefónica, y por eso cada vez más el mercado demanda teleoperadores, para cubrir estas necesidades.

Hay clientes que echan de menos mirar a los ojos de alguien cuando tienen que hacer alguna gestión, pero la realidad es que eso tiende a desaparecer. El ahorro de costes que suponen los negocios digitales hace que no necesiten locales de cara al público para vender, y, por tanto, tampoco tienen atención al cliente en persona.

Ahora, lo normal es que las grandes empresas tengan sus propias plantillas de teleoperadores, o bien los subcontraten a otras empresas especializadas. En ambos casos, las personas que atienden y realizan llamadas pueden estar ubicadas en un call-center, pero también hay muchos otros que realizan su actividad desde casa.

Este último caso es el que nos interesa a nosotros si lo que pretendemos es trabajar desde casa como teleoperadores. Y, como todos los trabajos, tiene sus puntos fuertes y sus inconvenientes, que veremos en el siguiente bloque.

Trabajar desde casa atendiendo llamadas

Aunque pueda parecer que todos son iguales, lo cierto es que existen varios tipos de teleoperadores, si bien hay dos grandes grupos: los de atención al cliente y los comerciales. Además, hay que decir que no son incompatibles entre sí.

Los primeros se encargan de gestionar cualquier inquietud o problema que puedan tener los clientes (o potenciales clientes) de una empresa. Esto puede incluir todo tipo de tareas: facturación, reclamaciones, cambios, devoluciones, dudas y un larguísimo etcétera.

Los segundos, los dedicados a labores comerciales, están enfocados a conseguir ventas, y en muchas ocasiones son ellos los que llaman proactivamente. Por desgracia, muchos de los teleoperadores pertenecientes a este grupo tienen mala fama debido a prácticas abusivas del telemarketing, como las llamadas constantes y/o a horas intempestivas.

A priori, puede parecer que eso de trabajar desde casa debe ser muy cómodo y sencillo, pero la realidad es que no todo es tan bonito. Trabajar de teleoperador/a desde tu casa tiene sus aspectos positivos y negativos, que vamos a repasar a continuación:

Lo bueno de trabajar desde casa como teleoperadora

  • No necesitarás gran equipamiento. En el grado más básico tan solo necesitarás un teléfono y ya está, aunque lo normal es que debas tener también un ordenador. Será muy recomendable tener unos auriculares para disponer de ambas manos libres para escribir y realizar cualquier función al mismo tiempo.
  • Si te gusta hablar con personas, vas a disfrutar. Es evidente que este es un trabajo para quien tiene don de gentes. Además, tienes la ventaja de que nadie te verá, por lo que no tendrás que preocuparte por tu aspecto exterior, tan sólo de proporcionar un buen servicio.
  • Disfrutar de la comodidad de tu propia casa. Esto es algo que no tiene precio. Podrás trabajar desde el sofá de tu salón si así lo deseas, hacer una pausa por el motivo que sea o incluso atender clientes mientras te tomas algo. Eso sí, más te vale que no se note. En algunos casos, incluso podrás elegir en qué horas te conectas y desconectas del servicio. Según las condiciones, podría ser una buena opción para conciliar familia y trabajo.

Lo malo de trabajar desde casa como teleoperadora

  • El salario no es para tirar cohetes. Esta es una de las peores cosas. La mayoría de los trabajos de teleoperador desde casa no ofrecen más de 1.200 € al mes. Es un sueldo bastante justo, si bien los comerciales pueden aumentar bastante esa cifra si tienen éxito en sus objetivos de ventas gracias a las comisiones.
  • Vas a tener que aguantar a mucho idiota. Asumámoslo: hay clientes que son insufribles. Aquel que dijo que el cliente siempre tiene la razón es porque nunca trabajó de cara al público. Así que a veces vas a necesitar grandes dosis de paciencia. Lo bueno es que no tendrás que forzar ninguna sonrisa, ya que nadie la va a ver.
  • Si trabajas en telemarketing, debes tener dotes de comercial. Es un error pensar que cualquiera puede ponerse a vender por teléfono sin preparación. Ese es un gran camino hacia el desastre. Vender por teléfono es un trabajo que puede ser durísimo y agotador. Hay que tener conocimientos sobre ventas y cierto talento para la persuasión. En caso contrario, tu trabajo como teleoperador acabará más bien rápido.

Teleoperadora desde casa para empresas serias

Encontrar una empresa seria para trabajar como teleoperador/a en casa no es una tarea sencilla. En primer lugar, debes decidir si tu vocación tira más hacia la atención al cliente y la administración o más hacia las ventas. Ya sabemos que lo segundo suele ser bastante más lucrativo, pero también requiere de habilidades especiales.

Por supuesto, si hablas inglés u otros idiomas, tendrás muchos puntos a tu favor, y tus posibilidades de ganar más dinero aumentarán. Cuantos más idiomas manejes, más valor aportarás a tu puesto y más podrás cobrar.

Una empresa interesante que ofrece a menudo trabajos como teleoperador es Amazon, el gigante del comercio online. Como te podrás imaginar, para atender a sus millones de clientes necesita un ejército de teleoperadores.

Si te va la atención al cliente, puedes echar un vistazo a Teletech (Ttech). Y si te van más las ventas, puedes mirar en American Express o en la cadena hotelera Hilton. Pero son sólo unos pocos ejemplos, ya que cualquier gran empresa suele necesitar teleoperadores en su plantilla (salvo que los tenga subcontratados).

Nuestro consejo es que pienses en empresas en las que te gustaría trabajar como teleoperador/a y consultes en sus páginas web si ofrecen esa opción. También tienes el portal RemotoJob, donde hay ofertas de todo tipo para trabajar desde casa, entre las que se pueden encontrar también ofertas de teleoperadores.

Y aparte de eso, por supuesto, siempre te queda la búsqueda clásica en portales de empleo generalistas usando el filtro de ‘teleoperador desde casa’.

Trabajo de teleoperadora desde casa sin experiencia

Trabajar desde casa como teleoperadora no es algo en lo que sea imprescindible tener experiencia, aunque la que tengas será importante, especialmente si has trabajado de cara al público.

Los idiomas también serán una baza fundamental para encontrar un empleo con un salario que merezca la pena. Ten en cuenta que, por cada idioma que manejas, la empresa se podría ahorrar incluso un empleado extra. Obviamente, eso no te va a hacer ganar el doble, pero sí más que si sólo hablas español.

Si vas a trabajar en telemarketing, aquí sí será muy importante que conozcas el mundo comercial, y mucho mejor si ya tienes experiencia en este tipo de llamadas.

Por último, tener soltura con la informática en general y con la ofimática en particular será también muy relevante, pues las gestiones suelen requerir trabajar con ordenadores.

Conclusiones

El trabajo como teleoperador desde casa es una ocupación que ofrece ciertas ventajas y comodidades. Quizás sea uno de los puestos más deseados para realizar desde la comodidad del hogar, y supone una alternativa superior a trabajar desde casa montando cosas. Pese a todo, necesitarás tener ciertas aptitudes para que pueda ser un trabajo apto para ti.