¿Qué hacer si la mutua me da el alta sin estar bien?

¿Qué se puede hacer si la mutua te da de alta y no estás bien?

Si hemos padecido una enfermedad o un accidente, cabe la posibilidad de recibir el alta médica sin estar bien. Esto ocurre en ocasiones cuando somos atendidos por alguna mutua, pues éstas tienen cierta presión para mandar a los empleados a trabajar cuanto antes.

Si la mutua te ha dado el alta con secuelas, debes tener muy claro que puedes y debes reclamar. Sabemos que no es la situación más deseable ni agradable, pero es importante que defiendas tus derechos. A continuación te explicamos cómo hacerlo.

¿Qué pasa cuando la mutua propone el alta?

Las bajas laborales suponen un gasto. Esto es así, para qué vamos a negarlo… Durante los primeros días es la empresa en la que trabajas la que asume el perjuicio económico. A partir de la tercera semana (16º día exactamente) es la Seguridad Social la que asume los costes.

Por lo tanto, cuando se produce una baja de larga duración, es evidente que el primer interesado en que te recuperes lo antes posible es el Estado. Al no poder trabajar durante mucho tiempo, el coste que esto genera a las arcas de la administración es considerable.

Sin embargo, esta situación no debe ser nunca una medida de presión para que se produzca una reincorporación antes de tiempo. Tú debes volver a trabajar única y exclusivamente cuando puedas realizar tu trabajo con total normalidad, nunca antes.

Por desgracia, esto no es así en todos los casos. En ocasiones, la mutua te da el alta con secuelas, lo cual no sólo no debe permitirse, sino que supone un riesgo para tu salud. Si pasas por el aro sin rechistar, puedes volver a empeorar, y en casos de lesiones musculoesqueléticas, podrías sufrir incluso un daño permanente.

Por este motivo y porque no debes permitir que se popularicen estas prácticas abusivas, lo mejor que puedes hacer es reclamar el alta médica y solicitar una revisión.

¿Qué hago si la mutua me da el alta y no estoy bien?

A todos nos ha pasado eso de estar de baja por la Seguridad Social y recibir una llamada de la mutua. Estas entidades suelen encargarse a menudo de supervisar y controlar las bajas laborales que tienen más de dos semanas de duración.

Si es tu caso, será esta entidad la que en algún momento determinará una proposición de alta médica para ti, que luego la Seguridad Social suele aprobar de manera sistemática. Sin embargo, si la mutua te ha dado el alta y no estás recuperado/a, el procedimiento que debes llevar a cabo para impugnar el alta médica es el siguiente:

Pasos recomendados para reclamar si te dan el alta médica y no puedes trabajar

  • Primero, debes solicitar a la mutua el informe médico, que debe incluir tu diagnóstico, todas las pruebas que te han hecho y la interpretación de éstos. Finalmente, debe figurar también la explicación de por qué se propone el alta.
  • Una vez tengas el informe médico con todos esos datos, aplicando el Artículo 12.6 del Real Decreto 38/2010, solicita una hoja de reclamaciones en la misma mutua. En ella debes incluir tu disconformidad con el informe realizado, explicando muy bien por qué no estás de acuerdo con él.
  • Cuando hayas realizado lo anterior, te vas a tu médico de cabecera de la Seguridad Social. Tendrás que explicarle que la mutua te ha dado el alta pese a no poder seguir realizando tu trabajo con normalidad.
  • Detalla en profundidad la situación a tu médico. Describe el motivo de tu baja y tus síntomas. Explica en qué consiste tu trabajo, cuáles son tus actividades habituales y los impedimentos que aún sufres.
  • Si todo va como debe, el médico de la Seguridad Social te dará la baja y podrá activar de nuevo la Determinación de Contingencias (vamos, que te sigan pagando).
  • Has de saber que esto está respaldado por el Artículo 3 del Real Decreto 625/2014. Sin embargo, siempre hay algún médico incompetente que se niega a hacerlo. En tal caso, te tocará reclamar en tu oficina de la Seguridad Social rellenando el documento de determinación de contingencias.
  • Finalmente, si el INSS determina que el origen de tu baja es laboral, se considerará otra vez contingencia profesional. Esto significa que la mutua será obligada de nuevo a encargarse de tu tratamiento médico y tendrán que abonarte los días que hayan pasado hasta ese momento.
  • Si la Seguridad Social no te reconoce la baja médica, no te quedará más remedio que volver a tu puesto de trabajo. No obstante, siempre te quedará el recurso ante la oficina de Inspección Médica.

La mutua me da el alta con secuelas

Desde luego, nunca debes aceptar que la mutua te dé el alta si no te encuentras bien. Aparte de la vía anterior, existe otra forma similar de impugnar el alta médica de la mutua, aunque con un cierto riesgo que te explicamos al final:

  • En la mutua has de rellenar la hoja de reclamaciones mostrando tu rechazo al alta médica, igual que con el otro método comentado.
  • En segundo lugar, tienes 10 días hábiles para solicitar la revisión del alta médica de la mutua. Pero no te confíes: cuanto antes lo hagas, mejor. Para ello, has de acudir al INSS y rellenar la solicitud de revisión.
  • Tendrás que adjuntar también tu historial médico relativo a la baja que has tenido, o bien la solicitud de copia del historial a la mutua. En este segundo caso, también tendrías que aportar el parte del alta.
  • Tras solicitar la revisión del alta, tienes un máximo de 24 horas para comunicárselo a tu empresa. Este procedimiento deja en suspensión los efectos del alta, por lo que seguirás cobrando la incapacidad temporal.
  • Una vez que tengan toda la documentación, el Equipo de Valoración de Incapacidades (EVI) emitirá un informe sobre la aplicación (o no) de la contingencia profesional. Con ese informe, la autoridad competente del INSS tendrá un plazo de 15 días hábiles para comunicar su valoración sobre la revisión del alta.
  • IMPORTANTE: lo malo de esta vía es que, si la Seguridad Social dictamina que el alta médica era válida, te reclamarán el importe cobrado indebidamente.

Posibles resoluciones ante la impugnación del alta de la mutua

Una vez que se revise tu caso, las opciones posibles que puedes encontrarte en la resolución de la Seguridad Social son las siguientes:

  1. El alta médica que te dio la mutua queda confirmada. Ante esta situación, se le da la razón a la mutua y tu fecha de alta se da por válida. Podrían reclamarte el importe percibido por incapacidad temporal si lo hubieras cobrado ya.
  1. Confirmación del estado de incapacidad temporal. En tal caso, tu situación no cambia, es decir, seguirás de baja. El alta médica, que estaba en suspensión, queda definitivamente cancelada.
  1. Aprobación del alta, pero modificando la fecha. En esta última situación, la Seguridad Social determina una nueva fecha de alta, siempre y cuando se compruebe la recuperación del trabajador.

La mutua me ha dado el alta y no puedo trabajar

Ya te hemos mostrado dos métodos para defenderte ante una situación en la que recibas el alta médica sin estar bien. Tomes el camino que tomes, tendrás un último recurso en la Inspección Médica de la Seguridad Social. Con ese trámite se agotaría la vía administrativa.

Si aún así no te reconocen la incapacidad temporal y tú sigues convencido de que deberías seguir con la baja, ya tendrías que recurrir por vía judicial. Primero tienes que saber si el INSS te da el alta. Si es así, tendrás que ponerte en manos de buenos abogados y reunir pruebas contundentes para vencer a la Seguridad Social en un tribunal.

Este tipo de asuntos se abordan en los Juzgados de los Social y has de saber que su dictamen es inapelable. Si fallan en tu contra, ya no habrá más vuelta de hoja en tu caso.

¿Puede la mutua obligarme a trabajar?

Evidentemente, no. Nadie puede obligarte a trabajar. Otra cosa es que debas hacerlo porque todas las resoluciones y revisiones así lo indiquen… y tú no vayas a trabajar. En tal caso, acabarás despedido de manera justificada en un breve plazo de tiempo, ya que estarías incumpliendo tu contrato.

Salvo que estés a la espera de un proceso de revisión del alta médica, ésta tendrá plena validez. Por lo tanto, sí que tendrías la obligación de acudir a tu puesto de trabajo, ya que técnicamente serás apto para desarrollarlo.

Conclusiones

Como habrás visto, ahora ya sabes qué hacer si la mutua te da el alta sin estar bien. Esto es algo que nadie debería permitir, pues no es tolerable que una persona tenga que reincorporarse a su puesto de trabajo sin estar en condiciones de hacerlo. Ejerce tus derechos y reclama una revisión justa de tu caso.