¿Cómo se cuentan los días de vacaciones?

/ / ¿Cómo se cuentan los días de vacaciones?
Playa donde ir en tus días de vacaciones

Cuando empiezas a trabajar en una empresa, lo normal es que te comenten las condiciones del trabajo. Sin embargo, en muchas ocasiones el tema de las vacaciones suele obviarse y no se menciona. Además, el trabajador que acaba de ser contratado, muchas veces tampoco lo pregunta directamente por temor a causar mala impresión.

Ante este panorama, es muy habitual encontrarse con que muchos trabajadores desconocen la mayoría de sus derechos en materia de días libres. ¿Cómo se cuentan los días de vacaciones? ¿Quién decide cuándo empiezan? ¿Los festivos cuentan como vacaciones? A continuación te contamos lo que tu empresa (probablemente) no quiere que sepas.

¿Cómo se cuentan las vacaciones en España?

Básicamente, existen dos métodos para contabilizar las vacaciones: por días naturales o por días laborables. Y tu empresa debería informarte antes de trabajar en ella sobre cómo los computan ellos, igual que te hablan del horario o del salario… pero seguramente no lo harán.

Según el Estatuto de los Trabajadores, todo el mundo tiene derecho a 30 días naturales de vacaciones al año. Además, estos días son irrenunciables, es decir, que no puedes prescindir de ellos ni aunque quieras, y no se pueden sustituir por dinero ni acumular para el año siguiente. La única excepción para ello está en la finalización de contratos temporales o en las jubilaciones, casos en los que sí se pueden pagar las vacaciones.

Si tu empresa sigue el baremo de los días naturales, por cada mes trabajado se generarán 2’5 días de vacaciones. Por contra, si utiliza el sistema de los días naturales, serán 1’8 días de vacaciones por mes de trabajo. Un período de vacaciones de 30 días naturales seguidos siempre contiene 22 días laborables, por lo tanto, (en teoría) son lo mismo.

Según el Art. 38 del Estatuto de los Trabajadores, la fecha de las vacaciones debe pactarse entre empresa y empleado, y debe conocerse como mínimo con 2 meses de antelación. No obstante, puede que algunos convenios amplíen aún más dicha antelación. Además, si bien los períodos vacacionales pueden dividirse, tienes derecho a que un período sea de un mínimo de dos semanas seguidas.

¿Los festivos cuentan como vacaciones?

Bajo el sistema basado en los días naturales, los días festivos que pillan por en medio cuentan efectivamente como días de vacaciones, sin ninguna distinción.

Las empresas siempre están buscando que seas más productivo en el trabajo, lo cual tiene cierta lógica. Sin embargo, una línea roja se cruza cuando te colocan estratégicamente las vacaciones para que pierdas días festivos. Te garantizo que eso está a la orden del día, así que no lo permitas.

¿Qué pasa si en mis vacaciones hay un festivo?

Pues lo que ocurre es, fundamentalmente, que pierdes ese día libre contabilizándolo como día de vacaciones. Si hubieras estado trabajando esa semana, sería un festivo normal. Por lo tanto, cuando negocies tus vacaciones (porque, sí, teóricamente se deben negociar) asegúrate de que no pilla ningún festivo entre medias y ajusta las fechas.

Por supuesto, esto sólo ocurre en el caso de las vacaciones por días naturales. Cuando se trata de vacaciones por días laborables, los festivos no cuentan.

¿Los fines de semana cuentan como vacaciones?

Con los fines de semana pasa lo mismo que con los festivos mencionados en el punto anterior. Cuando se tienen vacaciones por días naturales es indiferente que los días que incluyen sean fines de semana o festivos: tienes 30 días y punto. Empiezas un día y acabas treinta días después (salvo que se dividan en distintos períodos). No importa lo que haya por en medio.

De nuevo, esto no ocurre con el sistema de días de vacaciones laborables.

¿Cómo se cuentan los días de vacaciones naturales?

Al hablar de cómo se cuentan los días de vacaciones naturales, tienes que saber que las vacaciones deben empezar siempre en un día laborable. Aquí hay un hecho que la mayor parte de la gente ignora, y es que, con carácter general, los sábados son días laborables en España. Tan solo los domingos son considerados festivos, además de los 14 días que se establecen cada año (8 nacionales, 4 regionales y 2 locales).

Sin embargo, hay que puntualizar que esto puede cambiar según convenio. Además, si tu empresa no trabaja los fines de semana, obviamente tanto sábados como domingos serán considerados inhábiles. Por lo tanto, en esos casos unas vacaciones no pueden empezar ni en sábado ni en domingo, sino el lunes siguiente. Y a partir de ahí, pues cuentas 30 días, o 15, o los que te correspondan, y no tiene mucho más misterio.

¿Es lo mismo 30 días naturales que 22 laborables?

Pues técnicamente sí son lo mismo. Dado que unas vacaciones de 30 días naturales tienen que empezar en un día laborable, siempre contienen en realidad 22 días laborables, aunque ahí hay matices importantes que subrayar. En realidad, hay formas de sacarle mucho más partido a tus vacaciones con los días laborables. Te lo cuento en el siguiente punto. 

¿Qué es mejor: vacaciones en días naturales o laborables?

Sin lugar a dudas, si te dejan elegir cómo distribuir tus vacaciones, la opción más inteligente es hacerlo por días laborables. Pero ¿no habíamos dicho que son lo mismo en el punto anterior? Sí y no.

Verás. Si no te dejan dividir tus vacaciones en distintos períodos, realmente no hay ninguna diferencia entre el sistema de días naturales y el de días laborables. Y aún así, con el de los días naturales ya puedes salir perdiendo si te pilla un festivo por en medio.

Sin embargo, lo normal es que, bajo un sistema de vacaciones por días laborables, te permitan dividirlas como quieras a lo largo del año. Y entonces es donde se abre el cielo porque puedes jugar al ‘Tetris de los días libres y festivos’. Un juego en el que los funcionarios son auténticos expertos.

Pongamos un ejemplo. Pides un par de días de asuntos propios porque tienes que hacer una mudanza, luego te coges otros tres días laborables de vacaciones y luego llega el fin de semana. Al final te juntas con 10 días libres (contando el fin de semana anterior), y apenas habrás gastado vacaciones.

De este modo, distribuyendo días de vacaciones hábilmente a lo largo del año y juntándolos con festivos, puedes llegar a formar muchos bloques largos de días libres. Con el sistema de días naturales todo eso es imposible.

Desde luego, será complicado que encuentres una empresa que permita tal nivel de libertad con las vacaciones, pero si la encuentras, tendrás un enorme punto a tu favor.