Estoy en 2º de Bachillerato y no sé qué estudiar

La vida está llena de elecciones, pero, sin duda, las relativas a los estudios son de las más importantes. Hasta culminar la ESO, todo es un camino llano, ya que es formación obligatoria que hay que cursar sí o sí, pero luego llegan los problemas.

Si estás en 2º de Bachillerato y no sabes qué estudiar, no debes sentirte mal por ello, ya que hay mucha gente exactamente en la misma situación que tú.

En este artículo nos hemos propuesto mostrarte todas las opciones a tu alcance y también darte algunos consejos para decidir el mejor camino para ti.

¿Qué puedo estudiar al terminar 2º de Bachillerato?

En primer lugar, de lo que debes ser consciente es que, si has llegado a 2º de Bachillerato, en realidad ya has hecho una elección importante.

Por ejemplo, podrías haber dirigido tu rumbo hacia un Ciclo de Grado Medio de Formación Profesional, pero no lo hiciste. Esto significa que, probablemente, optaste por encaminar tu rumbo hacia la universidad.

Del mismo modo, ante los distintos tipos de bachillerato, elegiste uno concreto, y como ya sabrás, eso limita tus futuras opciones de elección de carrera.

En cualquier caso, no te estreses.

Aunque se supone que al estudiar bachillerato ya vas encaminado hacia la universidad, eso no significa que tenga que ser así necesariamente. Así que vamos a ver todas las alternativas a tu alcance.

Carrera universitaria

Como te decíamos, la opción de realizar un grado universitario es la más obvia si vas a terminar 2º de Bachillerato.

Para poder escoger carrera, tendrás que superar la infame EBAU, cuyas siglas significan, precisamente, Evaluación del Bachillerato para el Acceso a la Universidad.

Tradicionalmente, se ha considerado a la universidad como la cumbre de los estudios a los que todos los niños y adolescentes debían aspirar, pero esto ya no es así.

Si bien hace décadas el poder de un título universitario era muy relevante, hoy ese planteamiento ha perdido bastante fuerza. De hecho, existen muchas carreras que no son más que fábricas de parados.

La realidad es que hay carreras con cierto prestigio y muchas salidas profesionales, y otras que sirven de poco o casi nada.

No es lo mismo hacer Ingeniería Informática o Medicina, a cuyos titulados se los rifan en el mercado, que Filología Hispánica o Historia, con altísimos niveles de desempleo.

Además, en muchos casos resulta imprescindible cursar luego costosos másteres (que añaden más años de estudio) sólo para que el título universitario sirva para algo. Un gran ejemplo de esto es la popular carrera de ADE.

Por lo tanto, es muy importante escoger bien y no pasar a la universidad sólo porque sí.

Ciclo de Grado Superior de FP

Durante mucho tiempo, la Formación Profesional fue el patito feo de la educación. Se mandaba allí a los chavales ‘que no valían para estudiar’. Sin embargo, por suerte, ese paradigma ha quedado muy superado ya.

La realidad es muy tozuda, y hoy en día, a nivel general, hay mucho más empleo tras realizar un Grado Superior de FP que un Grado Universitario.

Según un estudio de la empresa de recursos humanos Adecco, en 2021, el 41’3% de las ofertas de trabajo solicitaron profesionales de FP frente al 33’7% que pedían titulados universitarios.

La ya obsoleta ‘titulitis’ está muriendo en España, y el mercado sabe que muchos universitarios no tienen experiencia en nada, mientras que de FP salen listos para trabajar.

Donde sí siguen ganando la batalla los titulados universitarios es en materia salarial, pero sólo a medio y largo plazo, y las distancias se están reduciendo mucho.

Además, si lo deseas, al terminar la FP también podrás pasar a la universidad sin necesidad de realizar la EBAU. No obstante, hay que apuntar que no hay muchas plazas para estos cambios.

Prepara unas oposiciones

Otra alternativa que tienes es intentar ser un funcionario público mediante la preparación de unas oposiciones.

Esto te ofrece la posibilidad de alcanzar un puesto fijo para toda la vida trabajando para el Estado, aunque la competencia para alcanzarlo suele ser muy elevada. Eso sí, elige bien a qué te presentas o podrías quedar atado a un puesto que odias.

Cuando tengas el título de Bachillerato podrás presentarte a oposiciones de nivel C1, que son las que exigen haber superado esos estudios.

Por supuesto, también podrás presentarte a oposiciones de niveles C2 y E, que no tienen ese requisito, pero el salario que ofrecen también es menor. No obstante, al haber superado el bachiller recibirás puntos de ventaja sobre los demás candidatos.

Formación no reglada

Si ninguna de las opciones anteriores te convence, también tienes la posibilidad de formarte por tu cuenta al terminar el instituto.

En este sentido puede haber varias formas para formarte de manera autodidacta: libros, cursos online o másteres privados, por ejemplo.

Algunas empresas famosas que se dedican a ofrecer cursos desde hace muchos años son CEAC y Euroinnova, pero hay muchas más.

Por ejemplo, un campo en el que hay muchísima gente formada por cuenta propia (y con una altísima demanda) es el de la informática. Te recomendamos echarle un vistazo a nuestro artículo: «¿Vale la pena estudiar programación?»

Además, si te interesa, puedes empezar a aprender en sitios web gratuitos como Code.org o FreeCodeCamp.

En cambio, si te va el mundo artístico, en plataformas como Domestika podrás aprender casi cualquier disciplina que imagines.

Por último, debes saber que hoy en día es posible aprender de todo desde un ordenador con internet.

En YouTube tienes miles de cursos gratuitos de todas las temáticas y herramientas posibles. Y en portales como Udemy, Coursera o Skillshare también los tienes, hechos por profesionales y a precios muy asequibles.

No tienes excusa para no aprender.

¿Cómo tomar la decisión si no sabes qué quieres estudiar después de Bachillerato?

Mira, debes estar hasta las narices de escuchar consejos de familiares y amigos sobre este asunto. Es lo normal.

Un consejo típico es el de perseguir tu pasión, pero esto muchas veces es un error. Por ejemplo, si tu pasión es la filatelia, a casi nadie le importa eso y tus opciones de vivir de ello serán muy escasas.

Otra vía es escoger algo que se te dé bien, algo para lo que tengas facilidad o talento natural, pero eso también puede ser una trampa. Para empezar, puede que aquello para lo que tengas talento no te guste, y dedicarte a ello no te haría feliz.

Por último, están los que sólo piensan en opciones con muchas salidas laborales o con las que puedas ganar mucho dinero. Y este es, posiblemente, el error más grande de todos, ya que nadie te puede asegurar eso, y, además, si no se te da bien y/o no te gusta, nunca estarás entre los mejores.

Por lo tanto, el mejor camino es hallar algo que te guste, que se te dé bien y que haya gente dispuesta a pagar por ello. Si tu elección falla en alguna de estas tres patas, antes o después la cosa va a fallar. Hay gente que se da cuenta de esto después de 30 años.

Si ganas dinero pero no te gusta, vivirás en constante insatisfacción.

Si te gusta pero no se te da bien, nunca destacarás entre la competencia.

Si te apasiona pero no da dinero, acabarás desilusionado y frustrado.

Por lo tanto, analiza tus intereses, tus capacidades y estudia el mercado. Debes hallar una opción que satisfaga lo máximo posible esas tres áreas. Pide ayuda si es necesario.

¿Qué puedo hacer si no me llega la nota de corte para hacer la carrera que quiero?

Por desgracia, las notas de corte para entrar en los grados universitarios pueden llegar a ser muy crueles.

Estar en 2º de Bachillerato y no saber qué estudiar ya es duro, pero saberlo y no poder hacerlo por culpa de la nota de la EBAU es aún peor. Por suerte, no está todo perdido.

Si no te llega la nota de corte para la carrera que quieres hacer, tus opciones son las siguientes:

  • Preséntate a la convocatoria extraordinaria de la EBAU: ésta se suele realizar unas semanas después de la convocatoria ordinaria. Te quedarás con la nota más alta que obtengas.
  • Haz la EBAU de nuevo al año siguiente: no hay límite de oportunidades para presentarse a esta prueba y subir nota. Lo malo es que perderás un año de tiempo, aunque puedes aprovechar para realizar también algún curso de formación.
  • Mira en otras comunidades autónomas: las notas de corte varían (a veces mucho) entre unas universidades y otras. Si no tienes problema en trasladarte a estudiar a otra ciudad, esta podría ser una buena solución.
  • Estudia en una universidad privada: las universidades privadas no tienen notas de corte. Eso sí, tienen costes muy elevados, y algunas de ellas tienen procesos de selección que pueden ser mucho peores que la EBAU… pero otras no.

¿Puedo ponerme a trabajar al terminar 2º de Bachillerato?

Sí, por supuesto que puedes trabajar.

Si has cumplido los 18 años, no tendrás ninguna limitación para buscar un empleo. En cambio, si te encuentras entre los 16 y los 18 años, necesitarás la autorización expresa de tus padres.

La excepción a esto sería que ya estuvieras emancipado, es decir, que vivas ya de manera independiente de tus progenitores. En tal caso, podrías elegir entre obtener la autorización de tus padres o de un juez.

En cualquiera de los casos, el problema que te vas a encontrar es que, únicamente con el bachillerato bajo el brazo no tendrás formación específica en nada.

El bachillerato es sólo una preparación para ir a la universidad, y sin experiencia, los empleos que podrás encontrar estarán bastante limitados.

Conclusiones

Entendemos que estar en 2º de Bachillerato y no saber qué estudiar es un problema considerable. Ahora ya conoces todas las opciones a tu alcance, que son muchas y variadas.

La combinación ideal para elegir qué hacer es escoger un punto intermedio entre lo que te gusta, lo que se te da bien y lo que el mercado demanda. En el equilibrio está la virtud.