Preguntas trampa del Tribunal Médico

/ / Preguntas trampa del Tribunal Médico
Preguntas trampa del Tribunal médico

Si sufres una lesión física importante e incapacitante, es posible que en algún momento te tengas que enfrentar a un Tribunal Médico. Pasar por el juicio de este tribunal es un procedimiento necesario para que te sea reconocida algún tipo de prestación por incapacidad laboral permanente.

Para la mayor parte de la gente, este trance resulta tremendamente incómodo porque se va a evaluar a fondo la realidad de la lesión. También hay cierta leyenda negra sobre el cuestionario al que se suele someter a los pacientes. Por ese motivo, en este artículo hablaremos sobre cómo pasar las preguntas trampa del Tribunal Médico.

Tribunal Médico: ¿qué es y qué hace exactamente?

Posiblemente no estés muy familiarizado con este organismo burocrático. El Tribunal Médico consiste en la evaluación de uno o varios doctores de tu estado físico y mental. Este procedimiento es fundamental para la aprobación de una pensión pública por incapacidad permanente.

Cualquier tribunal médico está supervisado por un Equipo de Valoración de Incapacidades (EVI), que a su vez depende del Instituto Nacional de la Seguridad Social. En ciertas comunidades autónomas, como Cataluña, estas competencias están cedidas a otros organismos regionales.

Esta gente es la que, en definitiva, va a valorar si la enfermedad o lesión que padeces te impide trabajar o no, o hasta qué punto tienes limitaciones.

En función del grado de discapacidad que se te reconozca, puede que tengas derecho a una prestación compensatoria. Así pues, dado que el resultado de estas pruebas podrían llegar a otorgar una pensión de por vida, tiene cierta lógica que la evaluación sea rigurosa.

Es normal que sientas ciertos nervios al enfrentarte a este trámite, pero si sigues los consejos que a continuación te detallamos, todo irá como debe.

¿Qué suelen preguntar en una inspección médica?

Como decíamos al principio, muchas personas le tienen miedo a las supuestas preguntas trampa del Tribunal Médico, pero en realidad éstas no existen. Todas las preguntas suelen ser bastante normales. Exhaustivas, sí, porque se trata de un tema serio, pero nada que no puedas solucionar yendo con la verdad por delante.

Todos nos ponemos nerviosos ante un examen, sea de lo que sea, así que si de éste depende tu manutención, es normal que te cueste estar relajado. No obstante, a continuación te dejamos un buen montón de preguntas habituales.

Las que te hagan serán bastante parecidas a estas. Si vas repasándolas y respondiéndolas mentalmente, cuando te las formulen en persona reducirás mucho la carga nerviosa y no tendrás que ponerte a pensar en la respuesta más adecuada:

  • ¿Cómo te encuentras hoy?
  • ¿Te ha acompañado alguien a esta revisión?
  • ¿En qué consiste tu puesto de trabajo?
  • ¿Cuáles son tus funciones en él?
  • ¿Qué tareas llevabas a cabo en un día normal?
  • ¿Cómo te sientes?
  • ¿Qué dificultades encuentras para realizar tu trabajo?
  • ¿Cómo has evolucionado desde que tuviste la lesión?
  • ¿Notas mejoría últimamente?
  • ¿Por qué crees que necesitas que se te reconozca una incapacidad permanente?

¿Cómo valora el Tribunal Médico?

Si te estás preguntando qué miran en un reconocimiento médico de este tipo, has de saber que al cuestionario anterior se suma generalmente una exploración física.

Otra cosa fundamental que se va a examinar con lupa son los informes médicos relativos a la lesión que tengas. Es muy importante que no se te olvide ni pierda ninguno, pues se tomarán muy en serio el criterio de otros médicos.

Finalmente, con la suma de todas estas partes (cuestionario personal, exploración física y revisión de informes), el Tribunal Médico emitirá una conclusión. Es posible que en el mismo día tengan lista la respuesta, pero no te la darán nunca inmediatamente, sino que te lo comunicarán por escrito.

Un Tribunal Médico puede ofrecer distintas resoluciones dependiendo del problema con el que se haya acudido a él. Así, entre sus funciones está reconocer (o no) bajas laborales, determinar cuándo existen enfermedades comunes o laborales, dar el alta a un trabajador, solicitar informes extra… Y, por supuesto, también reconocer o denegar una pensión por incapacidad permanente.

Consejos para pasar el Tribunal Médico

Ahora que ya sabes que no debes tenerle miedo a las preguntas trampa del Tribunal Médico, vamos a centrarnos en las cosas que sí son importantes. A continuación tienes algunos consejos para pasar con éxito la evaluación del tribunal.

En primer lugar, algo evidente, y es que la asistencia al Tribunal Médico es obligatoria. Que no se te ocurra faltar. Si lo haces, tendrás cuatro días para justificar debidamente tu ausencia o te puedes quedar sin prestación para siempre.

El principio básico que debes tener en mente es la honestidad. Tu lesión es la que es y los médicos del tribunal evalúan mensualmente a centenares de personas, por lo que tienen mucha intuición sobre cuándo alguien miente o exagera.

No debes sobreactuar, pero tampoco minimizar tu afectación. Procura trasladar con naturalidad cómo te sientes y cómo te influye la lesión en tu día a día. Describe con calma y con exactitud lo que te ocurre.

Ten en cuenta que hay muchos tipos de enfermedades y el médico que te va a entrevistar no puede ser especialista en todo. Si tu lesión o enfermedad no es muy habitual, es posible que nadie conozca mejor que tú tus circunstancias. En este sentido, los informes médicos que tengas resultan también esenciales.

Procura colaborar con cualquier comprobación de movimiento que te solicite el médico, por ejemplo, si te pide intentar ejercitar una articulación. La buena actitud siempre ayuda, incluso si finalmente no puedes realizar el movimiento.
Eso sí, tampoco te pases de confianza. Por muy majo que te parezca el médico, recuerda que no es tu amigo y que está ahí para determinar si debe autorizar una prestación económica. No se hacen favores en este sentido.

Pasar Tribunal Médico por primera vez

Es posible que tengas que pasar más de una vez por el trámite de un Tribunal Médico. Incluso si estás cobrando ya una pensión por incapacidad, si ésta no es irreversible, probablemente te citen cada x meses para revisar tu evolución.

Normalmente las evaluaciones periódicas suelen ser más rápidas que cuando tienes que pasar el Tribunal Médico por primera vez. Cuando te estrenas en este tipo de gestiones tienen que abrirte una ficha y registrar toda tu situación desde el inicio del problema. Por lo tanto, entiende que tu visita al médico será más intensa que en futuras revisiones.