¿Merece la pena hacer el BIR?

El BIR (Biólogo Interno Residente) es un programa de especialización para las carreras de Biología, Biología Sanitaria, Biomedicina, Bioquímica y Biotecnología.

Todos los alumnos que cursan estas carreras, en algún momento u otro, se preguntan: ¿merece la pena hacer el BIR?

Hemos preparado este artículo para ayudarte a llegar a una conclusión si lo estás valorando. A continuación te contamos todo lo que necesitas saber sobre el BIR para que puedas decidir si es para ti o no.

¿Realmente merece la pena hacer el BIR?

Aunque posiblemente ya lo sepas, tenemos que contarte que el BIR consta de un examen y, opcionalmente, de 4 años de formación remunerada para obtener una especialización.

El examen está formado por entre 175 y 200 preguntas de tipo test. La nota final se compone casi exclusivamente del resultado de esta prueba (90%) y la media de la carrera (10% restante).

Una de las primeras cosas que debes saber antes de entrar a valorar el BIR, es asumir algo que no leerás en muchos sitios. Se trata de un silencio a voces: la carrera de Biología, por sí sola, no tiene un gran valor en el mercado laboral.

Aunque poseer el título del grado puede servir para acceder a ciertos puestos, la realidad es que no podrás trabajar como biólogo en ningún hospital sin aprobar el examen BIR. Por lo tanto, superar esa parte se hace prácticamente imprescindible.

Después de eso, tendrás que considerar si merece la pena optar por la especialización. En los siguientes puntos te desgranamos los puntos positivos y negativos de realizar el BIR.

Ventajas de hacer el BIR

Como todo en esta vida, el BIR tiene sus cosas buenas y sus cosas malas. Eso sí, hay que reconocer que las ventajas son bastante numerosas, así que empezaremos por ellas.

El primer punto positivo del BIR es que aprobar el examen no es especialmente difícil. Lo complicado es obtener una plaza para la especialización, pues hay muy pocas y están muy cotizadas.

Eso sí, si consigues tu plaza, vas a disfrutar de cuatro años de formación de alto nivel, durante los cuales, además, vas a cobrar un salario de compensación. Vale, no es un gran salario, pero es dinero (más abajo hablamos de cifras).

Esta especialización te permitirá trabajar en muchos sitios con un sueldo bastante mayor que sólo con el título. Ten en cuenta que el BIR también supone cuatro años de experiencia directa en el mundo real, lo cual supone algo valioso para las empresas.

Por último, por regla general, también te permitirán en los últimos años de especialización empezar a prepararte el doctorado si ese es tu deseo.

Desventajas y retos de hacer el BIR

Una de las primeras cosas malas del BIR es, precisamente, la dificultad de acceso. Salen muy pocas plazas cada año, y la nota de acceso a la especialización es altísima. Esto implica que podrías perder más de un año sólo intentando entrar.

Hay que tener en cuenta también que no todas las especialidades están disponibles en toda España. Por lo tanto, es posible que te toque desplazarte a otra región del país. Esto puede implicar considerables gastos y complicaciones, y entonces el salario ya no resulta tan interesante.

Por último, hay otro tema que escama a mucha gente: no todos los que completan el BIR encuentran empleo después. La demanda de biólogos especialistas no es tan alta como nos gustaría, pese al esfuerzo que conlleva. Ten en cuenta que esto puede pasar.

¿Es el BIR la elección correcta para ti?

Esta es la pregunta que muchos estudiantes se hacen a la hora de afrontar la carrera de Biología. La respuesta, en realidad, depende completamente de las intenciones finales que tengas con tus estudios.

Es cierto que la demanda laboral para los especialistas que completan el BIR no siempre puede cubrir la cantidad de titulados que lo completan cada año.

En cualquier caso, siempre es mejor ser especialista que quedarse sólo con el título de la carrera a la hora de optar por cualquier puesto de trabajo. Además, te abre las puertas a preparar el doctorado, lo cual es un escalón más de evolución profesional.

Eso sí, si tienes intención de llevar tu camino formativo o laboral por otros senderos, es posible que el BIR no sea tan interesante para ti.

Recordemos que son muchos años y mucho esfuerzo, y quizás haya cosas igual de productivas que hacer con todo ese tiempo. Sólo tú puedes valorar esto. 

Si hay gente capaz de estudiar Medicina a los 40, tú también puedes con cualquier cosa que te propongas.

¿Qué especialidades hay en el BIR?

Existen cinco especialidades distintas para escoger dentro del BIR. Son las siguientes:

  • Análisis Clínico
  • Bioquímica Clínica
  • Microbiología
  • Parasitología Clínica e Inmunología
  • Radiofarmacia 

Pese a todo, has de saber que la de Radiofarmacia es casi una leyenda urbana, pues, aunque aparece en el BOE, nunca han salido plazas para esa especialidad.

¿Cuánto se tarda en preparar el BIR?

Para poder realizar la residencia, tendrás que superar el examen BIR de manera sobresaliente. Las plazas suelen tener notas de acceso muy elevadas en toda España, con cerca de 90 puntos sobre 100

El tiempo que tardes en prepararte para el examen dependerá exclusivamente de ti. Hay quien lo consigue a la primera en unos pocos meses, mientras que otras personas no logran pasar el corte si no es tras varios años de intentos.

Acceder al BIR es, en cierto modo, como hacer unas oposiciones, así que será mejor que te plantees el examen como tal si quieres entrar pronto.

Sueldo después del BIR

Uno de los puntos positivos del BIR es que vas a tener una cierta remuneración durante este tiempo, lo cual supone un apoyo importante. Durante esa etapa ganarás alrededor de 1.100 € / 1.200 €, que no es mucho, pero ya es algo.

Una vez que consigas la especialización, cuando hayas superado el BIR, podrás empezar a trabajar en clínicas, hospitales o laboratorios, por ejemplo.

El salario medio de un biólogo especializado suele comenzar desde unos 1.600 € al mes. Esta cifra va evolucionando con los años y la experiencia, llegando a superar los 3.000 € mensuales en los perfiles más veteranos. 

Conclusiones

Esperamos haber colaborado a que tengas más claro si merece la pena hacer el BIR. Es un camino largo y tortuoso cuyas salidas laborales no satisfacen a todo el mundo.

Por desgracia, la demanda de biólogos especialistas en el mercado es la que es. Sin embargo, superar el examen BIR resulta imprescindible para trabajar en hospitales públicos o privados. La decisión es tuya.