¿Me pueden despedir al volver de una baja?

/ / ¿Me pueden despedir al volver de una baja?
Despedido después de una baja

En ocasiones, tras meses de ausencia de un trabajo debido a una baja temporal, un empleado se reincorpora y poco después es despedido. Es entonces cuando nos surge la pregunta: ¿Me pueden despedir al volver de una baja?

Lo cierto es que la baja de un trabajador no se puede utilizar nunca como causa para rescindir su contrato. Sin embargo, si la empresa tiene una razón objetiva o disciplinaria para llevar a cabo este hecho, sería entonces procedente despedir tras una baja laboral.

A continuación, analizaremos las causas por las que te pueden despedir al volver de una baja, la legalidad de este despido y cómo podemos actuar en caso de vivir esta situación.

Casos en los que es posible el despido tras una baja

Si un empleado solicita una baja temporal lo normal es que la empresa lo entienda y no haya ningún problema al volver a su puesto de trabajo. Sin embargo, existen algunos casos en los que la empresa estaría en su derecho de despedir a su trabajador tras una baja laboral, sí así lo decide.

En el momento en el que un empleado se reincorpora a su puesto de trabajo tras una baja temporal, vuelve a ser un trabajador como cualquier otro. Por lo tanto, la empresa puede despedir al trabajador al volver de una baja, siempre y cuando haya una causa objetiva.

Algunas de las causas que puede alegar la empresa para despedir tras una baja laboral son:

  • La ineptitud del trabajador.
  • Una falta de adaptación del trabajador a las modificaciones técnicas correspondientes a su puesto de trabajo.
  • Alguna de las causas previstas en el artículo 51.1 del Estatuto de los Trabajadores, referidas a causas económicas, técnicas, organizativas o productivas.

Si se trata de una baja laboral por motivos médicos, puede alegarse que al decidir la empresa realizarle un examen médico al trabajador, ha sido declarado no apto para trabajar o puede hacerlo pero con restricciones.

En este caso, la empresa debería adaptar el puesto de trabajo de su empleado, aunque ninguna ley le obliga. También podría ofrecerle otro puesto de trabajo que sí que este trabajador pudiera realizar.

Si nada de esto es posible, la empresa entonces podría despedirle, alegando ineptitud sobrevenida según el artículo 52 del Estatuto de los Trabajadores, debiendo justificarse el cese con los informes médicos.

La empresa me puede despedir al volver de una baja
El despido tras una baja sólo es posible en determinados supuestos

¿Puede el despido producirse mientras estoy de baja?

Al igual que te pueden despedir al volver de una baja, también pueden hacerlo durante la baja.

El hecho de que un trabajador se encuentre en situación de incapacidad temporal no es un impedimento para despedirle. Ahora bien, de la misma forma que ocurre cuando se vuelve de una baja, si se produce el despido este tiene que ser por una causa objetiva.

Si fuese precisamente dicha baja la razón del despido, el Tribunal Constitucional considerará que dicho despido es improcedente. En estos casos, la justicia suele acabar reconociendo al trabajador la indemnización más alta que recoge la legislación española, es decir, 45 días por año de antigüedad anterior a 2012 y 33 días por año posterior a 2012.

¿Pueden despedirme tras una baja por maternidad?

No, la ley no lo permite. En el artículo 55.5 del Estatuto de los Trabajadores se indica que no es posible proceder a la resolución del contrato de trabajo “hasta que hayan transcurrido más de doce meses desde la fecha de nacimiento, adopción o acogimiento de un hijo”.

Esto puede prolongarse en el tiempo cuando se solicite una excedencia por cuidado de un menor de tres años, o que se pida una reducción de jornada hasta que dicho menor cumpla doce años.

¿Qué debo hacer si me despiden tras haber vuelto de una baja?

Si te despiden, lo primero que debes hacer es pedir explicaciones a la empresa. Explicaciones objetivas y demostradas por escrito en la carta de despido que nos entregarán.

Es muy probable que esas explicaciones no te convenzan, al producirse justo después de la reincorporación tras una baja temporal. En ese caso, lo mejor es hablar con especialistas en el tema. Si se desea, también es posible acudir a abogados que defiendan tus derechos ante la empresa.

Entonces, ante la pregunta ¿qué debo hacer si me despiden tras haber vuelto de una baja? La respuesta siempre será pedir explicaciones o acudir a la justicia si los argumentos que nos dan no son convincentes.

Es legal, pero con matices. Como ya se ha comentado, al reincorporarse de una baja laboral se vuelve a ser el empleado de antes. Como tal, es legal proceder a un despido siempre y cuando la causa no sea haber estado de baja. Algunas compañías suelen buscar cualquier justificación, irreal en muchos casos, para presentar una razón legal y convincente. Aunque hay que tener en cuenta que un trabajador puede optar a recurrir su despido ante la justicia.

En ocasiones, la empresa busca no llegar a mayores y reconoce ese despido como improcedente, con la correspondiente indemnización para el empleado.

¿Qué indemnización me corresponde si me despiden al volver de una baja?

La indemnización varía en función de la causa del despido, que puede ser de dos tipos:

  • Despido objetivo: el empleado tendrá derecho a una indemnización de 20 días por año trabajado y será necesario un preaviso de 15 días.
  • Despido disciplinario: justificado por un comportamiento grave del trabajador, lo que hace que no haya derecho a indemnización ni al preaviso.

En caso de no estar de acuerdo, el trabajador tiene un plazo de 20 días para impugnar la decisión de la empresa y conseguir la reincorporación o la indemnización. Si la justicia decide que el despido es improcedente, a la empresa le tocará pagar indemnización o reincorporar al trabajador a la plantilla.

Ha quedado claro que una empresa «me puede despedir al volver de una baja» sin ninguna duda. Pero también que tiene que ser, o que debería ser, con unos motivos claros y objetivos, si es que la empresa no quiere verse inmersa en un proceso judicial. Algo que no va a ser bueno ni para el trabajador ni para la empresa, ya que puede ver perjudicada su imagen.