¿Vale la pena estudiar Integración Social?

Si estás pensando en cursar Integración Social, probablemente es porque eres una persona con una sensibilidad especial. Sin embargo, independientemente de tu vocación, puede que también te preguntes si vale la pena estudiar Integración Social.

En este artículo nos hemos propuesto disipar tus dudas: ¿qué salidas tiene?, ¿hay empleo?, ¿cuánto se puede ganar con estos estudios?, ¿merece la pena estudiar Integración Social? Si quieres averiguar las respuestas, sólo tienes que seguir leyendo.

Integración Social: ¿en qué consiste?

Si pretendes estudiar el Ciclo Formativo Superior en Integración Social es normal que quieras saber más sobre qué es lo que te espera.

Esta formación te prepara para poder diseñar, gestionar y ejecutar todo tipo de acciones sociales encaminadas a la mejora de la calidad de vida de personas vulnerables.

Esto puede implicar trabajar con personas con diversas discapacidades (tanto físicas como mentales), excluidas o en peligro de exclusión social, desamparadas y/o víctimas de crímenes.

Trabajar en integración social está muy relacionado con centros ocupacionales, de acogida o incluso residencias permanentes de personas dependientes.

Gracias a tu labor, podrás ayudar día a día a que estos colectivos puedan ser más independientes, alcanzar sus objetivos o incluso orientarles hacia actividades laborales.

Pros y contras de estudiar Integración Social

Uno de los grandes problemas relacionados con la integración social es que te puedes encontrar con cierto intrusismo laboral. Esto no suele ocurrir demasiado en empresas de cierto tamaño, pero la realidad es que existe.

En muchas ocasiones, personas sin preparación de ninguna clase se dedican a cuidar de personas vulnerables con tal de sacarse algún dinero.

Por desgracia, esto puede conllevar a situaciones peligrosas, pues estos cuidadores improvisados no sabrán cómo actuar en caso de problemas, ni podrán atenderles como es debido.

Por otra parte, y por desgracia, este sector no goza de salarios muy elevados, y muchas veces depende de instituciones que no dedican los recursos adecuados.

En el lado positivo podemos decir que las personas que realmente están hechas para ayudar a los demás no lo cambiarían por ningún otro trabajo. La recompensa emocional y la sensación de utilidad personal es difícil de equiparar a otras actividades.

Si eres de ese tipo de personas, tan valiosas y necesarias en este mundo, sin duda te valdrá la pena estudiar Integración Social.

¿Qué asignaturas hay en la FP de Integración Social?

Todas las asignaturas de Integración Social tienen un marcado carácter de apoyo y soporte a personas vulnerables, por lo que las habilidades sociales resultan fundamentales. A continuación te mostramos el listado completo de módulos de este ciclo formativo:

  • Metodología de la intervención social
  • Atención a las unidades de convivencia
  • Promoción de la autonomía personal
  • Contexto de la intervención social
  • Sistemas aumentativos y alternativos de comunicación
  • Mediación comunitaria
  • Inserción sociolaboral
  • Habilidades sociales
  • Primeros auxilios
  • Proyecto de integración social
  • Empresa e iniciativa emprendedora
  • Formación y orientación laboral
  • Inglés (no presente en todas las comunidades autónomas)
  • Prácticas en empresa

Salidas profesionales de Integración Social

Todas las salidas profesionales de Integración Social van encaminadas a programas y centros de apoyo a personas desfavorecidas de la sociedad.

Algunos de los empleos más habituales son los de monitor de personas con discapacidad, profesional en equipamientos residenciales, mediador ocupacional o monitor de rehabilitación psicosocial.

No obstante, hay otras áreas relacionadas con bastante actividad, como auxiliares de tutela, especialistas en apoyo educativo y profesionales en educación especial.

Si lo deseas, también puedes optar a puestos públicos de funcionariado, preparando unas oposiciones a integrador social, aunque no suele haber muchas plazas de este tipo.

Por otra parte, siempre tienes la opción de ampliar estudios con algún máster de especialización, lo cual, sin duda, ampliará tus posibilidades de contratación. Eso sí, has de saber que casi todos ellos son privados y, por tanto, de pago.

También puedes seguir tu trayectoria formativa en la universidad cursando la carrera de Educación Social, muy relacionada. De hecho, incluso tiene opciones de realizarla a distancia en centros como la UNIR.

¿Es difícil estudiar Integración Social?

El Ciclo Superior en Integración Social no destaca por ser una formación particularmente difícil. Esto no significa que sea sencillo, pero, sin duda, existen otros ciclos de FP mucho más complejos.

La dificultad de Integración Social se manifiesta de una forma diferente. La realidad es que ayudar a las personas con dificultades, ya sean físicas, psicológicas o con discapacidad cognitiva o mental puede llegar a ser un trabajo muy duro.

No todos están preparados para realizar este tipo de actividad profesional, ya que exige una entrega personal muy elevada, además de muchísima paciencia y comprensión.

Aunque Integración Social no tenga materias especialmente difíciles, no es un trabajo para todo el mundo. Vas a necesitar una mentalidad adecuada y una voluntad de ayudar al prójimo muy por encima de lo habitual.

¿Cuánto cobra un trabajador de Integración Social en España?

Por desgracia, pese a que este tipo de trabajos exigen mucho esfuerzo y dedicación personal, el sueldo de un integrador social no es muy alto.

El salario medio de este tipo de trabajadores en España se encuentra entre los 17.000 € y 18.000 € anuales. Esta cifra puede variar ligeramente en función de la trayectoria profesional y los años de experiencia acumulados, pero, desde luego, rico no te vas a hacer con esto.

¿Merece la pena entonces estudiar Integración Social?

Responder a esta pregunta es muy complicado, pues todo va a depender del tipo de persona que seas y de cuáles sean tus objetivos en la vida.

Desde luego, si lo que buscas es una profesión que sea muy rentable, probablemente haya opciones mejores para ti. Será difícil que alcances más de 1.500 € al mes trabajando como integrador social. Y eso siendo optimista.

No obstante, si te motiva el trato con otras personas y ayudar a los más desfavorecidos, sin duda encontrarás en esta actividad algo muy reconfortante a otros niveles. En ese caso, sí merece mucho la pena estudiar Integración Social.

Si quieres alcanzar mayores responsabilidades (y salarios), quizás te interese complementarlo con la carrera de Educación Social, pero eso ya son cuatro años más.

Por cierto, si tienes más de 25 años y quieres entrar en la universidad, no te agobies. Aquí te dejamos los mejores trucos para superar la prueba de acceso para mayores de 25 en la UNED.

Conclusiones

Confiamos en que ahora tengas más información para evaluar si vale la pena estudiar Integración Social. Este ciclo superior de formación profesional será adecuado para ti sólo si tienes las aptitudes necesarias y un alma concienciada con los más débiles de la sociedad. Si no es así, mejor escoge otra alternativa.