¿Qué pasa si no me retienen IRPF en la nómina?

/ / ¿Qué pasa si no me retienen IRPF en la nómina?
Qué pasa si no me retienen IRPF en la nómina

Aaahhhh… los impuestos, esa maravilla del mundo moderno. Claro que, si lo pensamos bien, esto de los impuestos tiene más años que las cucharas de palo. 

Sólo hay dos cosas seguras en esta vida: que te vas a morir y que vas a pagar impuestos mientras ese día llega. Y si eres un empleado por cuenta ajena, la principal vía por la que el Estado financia sus eficientes e impecables servicios es a través del IRPF.

El IRPF (Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas) es un porcentaje del salario que las empresas empleadoras tienen que adelantar a Hacienda en nombre de los trabajadores. Ese importe es retenido de tu sueldo antes de que llegues siquiera a olerlo. Ahora bien, ¿qué pasa si no te retienen el IRPF en la nómina? 

¿Te pueden cambiar el IRPF sin avisar?

Como seguramente ya sabrás, el importe de IRPF de cada año natural es ajustado al año siguiente en tu declaración de la renta. Existen unos porcentajes que cada trabajador debe pagar en función de su salario y sus circunstancias personales.

Al final, si se te ha retenido de más, la declaración te saldrá a devolver y si has pagado de menos, Hacienda te reclamará el importe que falte.

Lo gracioso de este asunto es que hay gente a la que le hace feliz que Hacienda le devuelva dinero en la declaración de la renta. Como si fuera normal que el Estado retenga su dinero durante un año o año y medio a cambio de… nada. Dicho de otro modo: estás financiando al Gobierno al 0% de interés. Tú y todos aquellos a los que os sale a devolver la declaración de la renta.

Sin embargo, si te han retenido de menos, Hacienda te castigará inmediatamente con intereses de demora. A ti, no a tu empresa. Y no tardes en pagar o te multarán, y encima sumarán nuevos intereses de demora por cada día. Tú puedes esperar. Hacienda, no.

Por todo esto, es muy importante que te retengan la cantidad adecuada en la nómina. Para ello, es imprescindible calcular bien la base reguladora, y luego podrás utilizar la calculadora del IRPF de la Agencia Tributaria.

Sabiendo lo anterior, realmente las empresas tienen potestad para hacer cambios en las retenciones de IRPF que hacen a los trabajadores. Dicho de otro modo: sí, te pueden cambiar la retención de IRPF sin avisar, y luego ya te apañarás tú con Hacienda al año siguiente. Se siente.

¿Puedo pedir que me retengan menos IRPF?

Como decíamos más arriba, el porcentaje de retención de cada trabajador varía en función del salario y de las circunstancias personales (hijos, personas a cargo, etc…). En el momento de escribir estas líneas, el porcentaje a retener puede ir desde un 19% hasta un 47%.

Eso sí, en caso de contratos temporales inferiores a un año, por defecto se aplica una retención de sólo el 2%. Sin embargo, esto puede ser una trampa mortal si se pasa pronto a contrato indefinido, ya que durante el resto de meses del año, la empresa tendrá que aplicar retenciones monstruosas para compensar los meses en que sólo se tributó al 2%.

En teoría, los porcentajes de retención están calculados para que al año siguiente no te toque pagar más ni te tengan que devolver, pero esto no siempre ocurre así. Entonces, es posible e incluso razonable que te plantees pedir que te retengan menos IRPF en la nómina.

Por desgracia, eso no va a servir de nada. Salvo que, por alguna razón sospechosa, te estén reteniendo por encima de lo obligatorio, la empresa no puede bajar la retención por debajo de lo que dicta la ley tributaria.

Subir voluntariamente el IRPF

Como puedes imaginar, al contrario sí se puede. Hacienda nunca le va a decir que no a tu dinero. Si tú quieres que la empresa te retenga más cada mes, porque van a cambiar tus circunstancias personales o por cualquier otro motivo, puedes hacerlo perfectamente.

En otras situaciones será la empresa la que, por iniciativa propia, decida subirte las retenciones. Por ejemplo, ante un aumento de sueldo. O porque su gestoría es tan torpe que ha calculado mal las retenciones a lo largo del año y tienen que regularizar a lo bestia en noviembre y diciembre. Sí, eso ocurre, créeme.

¿Se puede hacer una nómina sin retención?

Yo creo que todo el mundo se ha preguntado esto alguna vez. ¿No puedo tener una nómina íntegra y pagar yo a Hacienda lo que me corresponda cuando me corresponda?

Sería razonable, ¿verdad? Incluso bonito.

Pues sí, lo sería, pero no, no puedes. Hacienda no se fía de ti. Así que predomina la política de ‘tú ve pagando que ya te devolveré yo si acaso el año que viene’. Y así todo.

Sin embargo, existe una norma que ampara la posibilidad de que no te retengan nada en la nómina, aunque no mucha gente la conoce. Según el Real Decreto 439/2007 en su artículo 81, la empresa no está obligada a retener en salarios inferiores a 14.000 € / 17.634 € brutos al año. La cifra varía según el número de hijos o personas a cargo. 

Así que estás en tu derecho de solicitarlo. No te preocupes, no te van a despedir por eso. No obstante, no creas que te vas a librar tan fácilmente. Si te acoges a esa norma, estarás bajo la lupa de Hacienda y obligado a presentar la declaración de la renta aunque por salario o número de pagadores no te corresponda.

No me quitan IRPF de la nómina

Por último, salvo que te encuentres en el caso del punto anterior, no es posible que no te retengan nada de tu salario. Si detectas que no hay retención en tu nómina, debes avisar a tu empresa para que corrijan eso, dado que, de lo contrario, tú pagarás las consecuencias de golpe.
Te aseguro que no te va a gustar lo que pasa si no te retienen IRPF en la nómina. Por cada mes que no te retengan, ese importe impagado se te acumulará para otros meses, o si no, para la declaración de la renta. Y pagar de golpe todos los impuestos de un año sin haberlo previsto puede destrozar tu economía personal. Avisado/a estás.