Prestación por desempleo

Solicitar prestación por desempleo

adminlaboral

08/25/2020

En este artículo os vamos a explicar todo lo relacionado con la prestación o subsidio por desempleo, también conocido como paro, si te han despedido.

Prestación por desempleo. ¿Qué es?

foto calculando

Según la legislación vigente, la prestación por desempleo es un subsidio que perciben aquellas personas que no se encuentren trabajando o que hayan perdido uno de sus trabajos.

Para poder cobrar el paro, es necesario cumplir los requisitos mínimos que se indican en la legislación. Las personas que están en edad de trabajar (en España, a partir de los 16 años) pueden inscribirse en la lista de solicitud de empleo en el Servicio Público de Empleo Estatal. Toda persona inscrita en esta lista debe comprometerse activamente a la búsqueda de empleo.

Para poder cobrar el paro, antes es imprescindible haber cotizado al menos 360 días en los últimos 6 años desde la fecha de finalización de tu último contrato de trabajo, aunque existen excepciones (consúltalas en esta página oficial del SEPE).

¿Cuánto paro me corresponde?

La prestación por desempleo que te corresponde dependerá de lo que tu empresa haya cotizado a la seguridad social y el tiempo que lleves cobrando esta prestación.

Comprueba la ‘Base de cotización por contingencias profesionales y conceptos de recaudación conjunta’ que aparece reflejado en tu nómina:

  • Durante los 6 primeros meses, te corresponde el 70% de esta base de cotización.
  • A partir del sexto mes, y hasta un máximo 2 de años, este porcentaje se ve reducido al 60% de la base de cotización.

A esta cifra tendrás que restar el IRPF y la cotización a la Seguridad Social (4,7%).

Puedes calcular qué prestación por desempleo te corresponde en la Calculadora del SEPE.

¿Qué necesito para solicitarla?

Solcitud del paro

Recuerda que tendrás que solicitarlo en un plazo de 15 días hábiles desde que te despiden. Puedes hacerlo desde la sede electrónica del SEPE, o en la oficina de tu localidad (puedes pedir cita desde la Sede Electrónica o por teléfono), en una oficina de registro público o por correo administrativo.

Esta es la documentación que necesitarás entregar para solicitar el paro:

  • DNI o pasaporte (NIE o TIE, para nacionales de la Unión Europea y no nacionales de la Unión Europea, respectivamente).
  • Impreso de la Solicitud de subsidios relleno con tus datos.
  • Declaración de la renta.
  • Documento bancario en el que figure un número de cuenta del que seas titular.
  • Libro de familia, en caso de tener hijos.
  • Si estás divorciado, la sentencia y/o convenio regulador.
  • El certificado de empresa de los 180 últimos días trabajados, en caso de que la empresa no lo haya enviado, o el acta de conciliación / resolución judicial, si se ha reclamado contra el despido.

¿Qué ventajas aporta?

Una vez ya solicitado el alta como demandante de empleo puedes beneficiarte de las siguientes ventajas.

  • La bolsa de empleo del Servicio Público de Empleo, en la que figuran múltiples ofertas de empleo a las que solo tendrás acceso si estás dado de alta como demandante.
  • Cursos de formación gratuitos. Existe un sistema de formación gratuita para desempleados que cuenta con una gran variedad de cursos a los que puedes acceder de forma voluntaria, solo si estás inscrito en el paro. Este sistema cuenta con técnicos de formación y orientación profesional que pueden aconsejarte sobre cuál es el ideal para ti.
  • Ayudas para desempleados de larga duración. Para personas que lleven en paro durante un largo periodo de tiempo, estar dado de alta como demandante le puede atribuir ayudas económicas.
  • Programas de incentivos y bonificaciones para empresas que contraten a trabajadores inscritos al paro. Por tanto, solo podrás tener acceso a estas ofertas si estás inscrito como demandante.
  • Planes de empleo autonómicos y estatales, de fomento de empleo y contratación a los que solo acceden personas inscritas al paro.
  • Mantener la asistencia sanitaria, a la que tienes acceso si estás cobrando algún subsidio o prestación, como si ya las has agotado o no tienes derecho a tales.

En definitiva, los beneficios superan a las obligaciones, por tanto, no lo dudes, apúntate al paro y accede más rápido al mercado laboral. Revisa nuestra entrada de qué es el Ingreso Mínimo Vital por si reúnes los requisitos para solicitar esa ayuda.

Artículos relacionados

Pin It on Pinterest

Share This